Enseñanzas durante la  Puja del  Supremo Bindu

Viernes 23 de noviembre 2018

Los seres conscientes podemos practicar algunas cosas, como por ejemplo esta puja, para conectar con el mundo espiritual. Y cuando lo hacemos, el mundo espiritual brilla aquí. Ese es el propósito, no hay otro, no hay otra razón para esto. Pero mientras no vemos esto, el mundo físico parece real, parece sólido y parece que es lo único que hay. Pero no es así. Hay varias razones de porqué es difícil discernir, separar y realizar el mundo espiritual, y luego unirlo a nuestra vida cotidiana.

Una de las razones es porque, aunque depende de ti, vivimos en un mundo en el que la mayoría no están interesados en eso. Entonces a uno le cuesta más, porque todo el mundo va en contra. Son pocos los que quieren salir. Esa es una de las razones de porqué cuesta más. Y por eso ellos aconsejan que hagas todos los retiros en solitario que puedas, ¿para qué? Para alejarte de la influencia de los que no quieren salir, que te arrastran y te impiden que puedas hacerlo, que vayas más rápido. Entonces, cuando te alejas y te quedas solo contigo mismo, ahí se da claridad y espacio para poder ver y separar, y después unirlo. Pero cuando estamos en el caos junto con un montón de gente que también está en el caos, y quieres salir, es muy difícil porque, aunque te pongas a ello, hay mucha gente que impide que puedas hacerlo. Y no es porque ellos no quieran que lo hagas. Es porque viven en un estado súper cerrado, súper limitado, que hace que, aunque tú quieras salir, al estar ahí, ese estado te influencia. Esa es la única razón de separarse de los otros, pero no hay otra, no es por rechazo, ¿lo entendéis?

O sea que no podemos dejar de cultivar la energía espiritual, que es el fuego, que es la aspiración, el amor por la deidad o el amor por la realización. Y no podemos dejar de investigar quiénes somos, el discernimiento. Entonces, cuando se unen esas dos cosas, son la forma más poderosa para salir: energía y mente apuntando. ¿Lo entendéis? Ojalá fuera más fácil. Pero si fuera más fácil, el fruto sabría a poco, cuando cuesta mucho te satisface más, pero es difícil.

Básicamente solo depende de cuánto lo quieras, solo eso. Esa es la causa principal. Si tu lo quieres mucho, otras causas que lo impiden se quitarán. Pero si no lo quieres mucho, un montón de circunstancias parecerá que te impiden conseguirlo. Lo más importante es lo que tú quieres y lo que tú haces, solo eso. Lo demás está ahí, pero dentro de tu mundo tú puedes dirigir. Para eso debes tenerlo claro y saber lo que hay, y luego saber hacerlo para salir.